Posts Tagged ‘Rosanna’

Iman Maleki.

mayo 8, 2009

sisters-736991

 

La primera vez que vi un cuadro de Iman Maleki no podía creer que era una pintura, la riqueza de detalles de su obra hace pensar inevitablemente en un primer momento que lo que tenemos ante nuestros ojos es una fotografía hecha con una cámara de alta definición.

Iman Maleki es un pintor iraní del hiperrealismo, que ha ganado varios premios artísticos merecidamente, pues además de tener un excelente dominio de la técnica su obra también consigue reflejar  la realidad social en Irán y las duras condiciones en las que la mayor parte de los iraníes se ven inmersos.

La dama desencarnada.

mayo 8, 2009

desesperació

La dama desencarnada es uno de los casos que el neurólogo Oliver Sacks describe en su libro El hombre que confundió a su mujer con un sombrero.

La protagonista del relato es una mujer que, repentinamente  y sin motivos aparentes, se dio cuenta de que no era capaz de controlar su propio cuerpo, hasta el punto de que ni siquiera podía mantenerse en pie. El desconcierto invadía a  los médicos que la trataban, puesto que posiblemente fue el primer caso patológico de estas características, y tras varias pruebas llegaron a la conclusión de que la paciente había tenido una lesión neurológica cuya principal consecuencia fue la pérdida del sentido de la propiocepción.

La propiocepción, dicho de manera muy simplificada, es el sentido interno que nos permite ser conscientes de nuestro propio cuerpo. Imaginemos por un momento que nos ocurre lo que le ocurrió a Christina y dejamos de sentir nuestro cuerpo. El movimiento no está alterado, podemos movernos, pero no sabremos si nuestras manos están quietas o en movimiento, o dónde tenemos las piernas, por lo que la caída será inminente.

Así se sentía esta joven, incapaz de realizar ningún movimiento conscientemente. No obstante, con el tiempo logró sustituir parcialmente el sentido de la propiocepción con el sentido de la vista, aunque ello la obligaba a realizar movimientos rígidos y estudiados, muy artificiales al carecer de espontaneidad. Si en algún momento dejaba de estar pendiente de su posición, podía perder el equilibrio. Se sentía, como ella mismo dijo, desencarnada.

Aunque la paciente logró encontrar una solución medianamente satisfactoria “controlando” permantemente su cuerpo, es evidente que tras ese episodio su vida cambió radicalmente y hubo de adaptarse a condiciones hasta el momento impensables.

El autor añade una nota al finalizar el capítulo, informando de que esos mismos síntomas se han manifestado en otras personas posteriormente.

Tras leer este capítulo reflexioné acerca del impacto emocional que supondría un cambio así para cualquier persona encontrarse ante esa situación irreversible. Si ya la personas que carecen de alguno de los cinco sentidos conocidos comunmente ya encuentran dificultades para adaptarse  a una sociedad que es consciente de su problema, aceptándolo y teniendo en cuenta sus posibles limitaciones, ¿Cómo podrá adaptarse un persona que carece de un sentido interno que la mayoría de la gente desconoce, del que la sociedad no es ni siquiera consciente y por tanto no concibe el hecho de que pueda desaparecer?

El negocio de la belleza.

mayo 6, 2009

belleza

 

Llega el buen tiempo y con él, como cada año, un aumento desmesurado de la publicidad relativa a productos para mejorar nuestro aspecto, mayoritariamente el de las mujeres.

Televisión, revistas, internet, cualquier lugar es bueno para anunciar cremas autobronceadoras, anticelulíticas, reductoras, reafirmantes…, y todas son capaces teóricamente de obrar milagros, y hablo de teoría porque lo cierto es que desconozco los efectos reales de dichos productos. Mi objetivo no es denunciar su ineficacia, o en caso de ser eficaz, su desproporcionalidad con el precio del producto, sino que mi crítica va dirigida hacia los cánones de belleza establecidos en nuestra sociedad.

Por todas partes nos llegan mensajes, la mayor parte de ellos subliminales, de la importancia de ser una persona físicamente agraciada, sin que seamos conscientes de que la belleza ideal que programas como Photoshop son capaces de aportar sólo existen sobre papel o a través de una pantalla.

Por el contrario, el conocimiento queda relegado a un segundo plano, potenciándose incluso la ignorancia en algunos casos. Si alguien nos dijera que este mes debe leer cinco o seis libros para aumentar su nivel cultural lo consideraríamos más extraño que si nos dijera que tiene que comprarse cinco cremas distintas para mejorar su aspecto, la realidad es así de triste.

Probablemente en el sentido inicial de la cita latina “mens sana in corpore sano” la mente tendría tanta importancia como el cuerpo, aunque quizá la mente tuviera más y la cita fuera para recordar los beneficios de cuidarse físicamente. Actualmente cuando se cita adquiere mucha más importancia el cuidado físico que el hecho de conseguir un equilibrio.

Supongo que los motivos serán diversos, pero debe ejercer una enorme influencia el ámbito económico: es más rentable para las grandes marcas que intentemos luchar contra el tiempo y destinemos una cantidad fija de nuestros ingresos a intentar estar bellos y a mantener esa belleza aparente, en lugar de seguir un camino diferente del establecido por los medios de comunicación y cultivarnos intelectualmente, pues esto último podría llevarnos a cuestionar los cánones anteriormente mencionados que lucran a tanta gente.

No nos engañemos, el ideal de belleza no es más que un negocio muy rentable.

Velo de la ignorancia (John Rawls).

mayo 6, 2009

ojos-vendados

 

La posición original es una situación hipotética ideada por el filósofo John Rawls, en la cual un determinado grupo de individuos establecería una serie de normas para aplicarlas a una sociedad futura de la que ellos formarán parte, con la pretensión de que dicha sociedad sea completamente justa y democrática.

Para que los principios de justicia se cumplan deben haber una serie de condiciones que garanticen el correcto funcionamiento de la sociedad imaginada. Entre las condiciones destaca sobre todo la denominada el velo de la ignorancia, en la cual reside en gran parte la importancia del concepto debido a su originalidad y acierto, desde mi punto de vista.

El velo de la ignorancia consiste en que los individuos que decidirán cómo será la sociedad justa y democrática son absolutamente desconocedores de qué posición tendrán en ella. Ignorarán su raza, procedencia, nivel económico, creencias, etc., con el objetivo de que los individuos creen la sociedad justa e igualitaria que se pretende al tener el riesgo de, en caso de crear una sociedad contraria a lo pretendido, tener una posición desfavorecida respecto de otros individuos.

Probablemente, esta idea daría resultado si se pudiera llevar a la práctica y por fin se crearía una sociedad realmente justa, pero lo cierto es que nunca dejará de ser tan solo eso, una idea bonita y agradable, al menos en apariencia.

 

Fuente: Wikipedia

Reforma de la ley del aborto.

abril 1, 2009

aborto312383293961723873419

La simple mención de una reforma de la Ley del aborto actual en nuestro país ha levantado ampollas, como era de esperar. La reacción por parte del sector eclesiástico ha sido la más rápida, algo que tampoco ha sorprendido a nadie.

Personalmente, pienso que tal debate no tiene cabida en nuestra sociedad actual. El derecho a abortar sin ser penalizada debe ser un derecho individual de las mujeres absolutamente garantizado por cualquier gobierno de un país desarrollado. La decisión de abortar no es una decisión fácil debido a las consecuencias físicas y psíquicas que puede conllevar un hecho de tal calibre, por lo que sería de agradecer que el aborto dejara de considerarse un hecho acogido con alegría por algunas mujeres, como parece que piensan algunos.

En cuanto a que la edad mínima para decidir si llevar a cabo o no un aborto sea rebajada a los 16 años, creo que lo mejor sería hacer un estudio psicológico de la paciente para determinar su grado de madurez y que éste sea un factor a tener en cuenta a la hora de dejar a la menor decidir sobre abortar o no.

En definitiva, esta reforma es absolutamente necesaria para la mejora de las condiciones de las mujeres en este país y en consecuencia para el progreso del mismo. Me quedo con algo que dijo una mujer en televisión y que resume en pocas palabra mi pensamiento al repecto: con la reforma de la ley del aborto no pretendemos tener derecho a matar, sino tener derecho a elegir.

Como propuesta, mejor hacer caso omiso de la opinión eclesiástica. Debemos recordar que si fuera por este sector, en los libros de texto todavía estudiaríamos que el Sol gira alrededor de la tierra…

Actuaciones dispares.

marzo 30, 2009

manifestacio-estudiants-bcn

Hace unos días, a todos nos sorprendió el ataque desproporcionado que los Mossos emprendieron contra los estudiantes catalanes que se manifestaban en contra del Plan Bolonia. A pesar de tener la suerte de no haber vivido en la época franquista, no pude evitar que aquellas otras manifestaciones que se teñían irremediablemente de un amargo color gris acudieran a mi mente. En fin, en este caso se cumple aquello de que las imágenes valen más que las palabras.

No obstante, ese altercado no se produjo este sábado en la manifestación ultraderechista de Vallecas. En este caso la policía solo intervino para evitar el conflicto entre los manifestantes y otro grupo de ultraizquierda que pretendía boicotear la manifestación. La diferencia es clara: en el primer caso la policía intervino contra los manifestanes por el mero hecho de manifestarse, mientras que en el segundo actuaron para que la manifestación pudiera desarrollarse sin obstáculos.

Me gustaría no tener que dudar de la imparcialidad de la policía, pero lo cierto es que con ejemplos como estos cada vez me resulta más difícil no caer en a tentación de hacerlo. Siempre son los políticos los que se someten a un juicio constante, pero igualmente erróneo es confiar ciegamente en la benevolencia de los políticos que en la absoluta imparcialidad de los organismos que regulan la seguridad del Estado.

La ola (Die Welle).

marzo 25, 2009

La ola es una película alemana que plantea la posibilidad de un resurgimiento de un régimen totalitario en la actualidad en un país democrático, planteamiento que se lleva a cabo por un profesor que propone a sus alumnos fingir durante una semana que en su clase hay establecido un régimen totalitario.

Los alumnos aceptan la idea con entusiasmo, pero el experimento va mucho más allá de lo que el profesor espera. El hecho de ser todos iguales y sentirse parte de un todo común radicalizará la actitud de los alumnos, pues verán en La Ola un proyecto que forma parte de sí mismos, algunos incluso se aferrarán a ella hasta convertirse en esclavos del mismo, absolutamente dependientes de su transcurso.

Es una película que invita a la reflexión, pues evidencia que en cualquier lugar, incluso en las sociedades actuales más avanzadas, puede surgir un mínimo movimiento totalitario que paulatinamente vaya adquiriendo relevancia hasta convertirse en una forma de vida, siendo algo imparable que no contemple ninguna crítica, pues la oposición en estos casos suele ser débil y escasa, y los individuos que la presentan son aislados de la sociedad en el mejor de los casos.

Auguste Comte.

marzo 25, 2009

auguste_comte1

Auguste Comte (1798-1857) fue un filósofo francés creador del positivismo y se le considera uno de los iniciadores de la sociología. Su teoría fundamental es la teoría de los tres estados por los que pasa la humanidad para encontrar explicación a los fenómenos que se dan, la cual se recoge en su obra Curso de filosofía positiva. Estos tres estados son el estado teológico o ficticio, el metafísico o abstracto y el científico o positivo.

En el estado teológico o ficticio la explicación de los hechos se concibe desde el punto de vista divino, como su propio nombre indica este estado se basa en explicaciones teológicas de la realidad. El estado metafísico o abstracto es la naturaleza el factor en torno al cual se encuentran las explicaciones necesarias, en este stado no se contempla la existencia de fenómenos paranormales, sino que se considera que en el caso de que éstos se den, tienen una explicación natural desconocida hasta el momento. Por último, el estado científico o positivo contempla  que los hechos solo pueden ser conocidos empíricamente y a partir de su observación se descubrirán las leyes naturales que realmente rigen el mundo.

Fuente: Wikipedia

El precio de la felicidad.

marzo 14, 2009

un-mundo-feliz

No hace demasiado tiempo que terminé de leer Un mundo feliz, de Aldous Huxley. Debo reconocer que cuando lo empecé tenía mucha curiosidad por descubrir en qué consistía la sociedad imaginaria descrita en el libro, en la que todo está enfocado para lograr la felicidad de los individuos que la integran, me atraía la idea de la utopía de la felicidad común llevada a la práctica aunque fuera solo en una novela.

No obstante, a medida que iba leyendo, como supongo que le habrá ocurrido a todo aquél que haya leído el libro, iba percatándome de los innumerables inconvenientes que comportaría la existencia de una sociedad así. Sí, para mi sorpresa, la felicidad “universal” tenía sus inconvenientes, que tenían un enorme peso frente a las ventajas.

Aunque muchos de los hechos que se describen son realmente sorprendentes por el hecho de que invitan con mucho a la reflexión acerca del progreso imparable en el mundo en que vivimos, fueron dos cuestiones las que me hicieron reflexionar en mayor medida.

La primera de ellas trata sobre la libertad. Para que todos los individuos sean felices deben renunciar completamente a su libertad, subordinándose al sistema etablecido hasta el punto de renunciar a su condición de individuos para pasar a ser simples piezas sueltas e inútiles que, unidas, forman un todo con sentido. La sociedad feliz necesita de individuos felices, así que éstos deben serlo por el bien común de todos, pierden todo derecho a elegir sentirse desdichados, a sentir cualquier sentimieto contrario a la tan venerada felicidad, incluso a pensar por sí mismos o aprender, pues podrían llegar a conclusiones perjudiciales para la sociedad.

La segunda cosa que me causó una gran sorpresa es consecuencia de la primera: en una sociedad feliz no tiene ninguna cabida el arte. ¿Qué sentido tiene expresar emociones y sentimientos si son comunes en todas las personas por igual? Si el arte es una forma de expresión del individuo, ¿Qué clase de arte surgiría de un individuo que desde su nacimiento es negado como individuo? No hay expresión interior de nadie porque las personas que viven en esta sociedad carecen de profundidad psicológica, tan solo siguen las pautas que les han sido marcadas.

Por tanto, en el mundo feliz que se plantea en este libro con el mismo título, las personas dejarían de tener valor individual en  la sociedad, serían solo elementos condicionados constantemente para que no dejen de cumplir su función: ser felices.

Sinceramente, no me atrae en absoluto esta idea de la felicidad en que para lograrse se debe renunciar a la propia esencia, renunciar a la libertad de ser individuos únicos me parece un precio demasiado alto hasta para lograr la felicidad.

Eutanasia.

diciembre 8, 2008

La palabra eutanasia viene del griego “eu” (bien) y “thánatos” (muerte), por lo que podríamos decir que su significado es “buena muerte”. La eutanasia puede ser directa o indirecta.

En el caso de ser eutanasia directa, se divide a su vez entre eutanasia activa y eutanasia pasiva:

Eutanasia activa: se provoca la muerte indolora del paciente a petición suya, por ejemplo mediante la administración de sustancias altamente mortíferas o una sobredosis de morfina.

– Eutanasia pasiva: se interrumpe el tratamiento o no se inica, o bien se desactivan los medios artificiales que mantienen con vida a un enfermo terminal.

La aplicación de la eutanasia provoca un debate social: son tantas las voces que se muestran totalmente a favor como las que se muestran totalmente en contra. El problema se plantea a la hora de establecer los límites que separan la eutanasia del suicidio, por eso uno de los argumentos más comunes en oposición a la eutanasia es que el suicidio no está justificado en ninguna situación.

En mi opinión, el debate es innecesario, no tiene cabida porque la libertad individual también incluye el derecho a decidir si vivir o no, y más cuando el hecho de vivir implica un sufrimiento irremediable. Creo que es inconcebible que personas ajenas al problema deban decidir si ésta puede poner fin o no al sufrimiento de otra persona.

No se trata de opinar si es correcto o no que una persona que sufre quiera terminar con su vida, creo que este tema debe tratarse con muchísima empatía, debe verse desde dentro, desde el punto de vista de la persona que está sufriendo las consecuencias de su situación, no desde el punto de vista de si es bueno o no para la sociedad.

Un caso conocido por todos es el de Ramón Sampedro, que dio lugar a la película Mar adentro. En este caso, ¿Por qué habría de importarle a la sociedad el hecho de que quisiera terminar con su vida? ¿Es que puede llamarse vida a una continua sucesión del tiempo contemplada desde una cama? Es egoísta pedirle a alguien en ese estado que siga viviendo, es egoísta e injusto no escuchar a las personas cuando ya están tan desesperadas que la muerte es su único alivio.